• Poesía

    Rumbo al 8M

    Estoy toda rota. Tengo que coserme cada día los pedazos sobre las almas zurcidas de las que no están.   No tengo un parche más que ponerme.   Anudo las puntas de mis esperanzas para no quebrar también hoy, y aprieto fuerte las puntadas aunque eche sangre. Hilvano las lágrimas, las fuerzas de todas, las furias de todas.   Tejo y me tejo y volteo a la plaza, donde hay más mujeres también cosiéndose, trenzándose las ánimas.   Y entre tanto cordel en dolores comunes, tantas heridas y tanta rabia, nos bordamos entre todas, creando esta red inmensa de mujeres cosidas y hermanadas rumbo al 8M, el día en que…

  • Poesía

    Dos poemas

    Ella se masturba sola frente al espejo. Ancho y alto le muestra toda su humanidad, y sus demonios.   Se mira gustosa de sí misma, gime, y se toca en círculos, se muerde el labio inferior, como muerde a los higos, y se vuelve a mirar espléndida y poseída.   Abre la garganta como loba, crujen las patas de la silla, y se estremece el mundo.   Los vecinos ya saben que alguien murió de felicidad.   Despojada ya, se viste a medias, cierra, una vez más, la puerta.   Tira las llaves a la basura, y sale, potentada y vívida, a conquistar la ciudad que la condena. (Alina Herrera,…

  • Poesía

    A Ingrid Escamilla

    Yo sí sentí el cuchillo y la carne desgarrada, los odios y la sangre, el llanto imposible al borde del amanecer.   Sentí el olor a vísceras de las alcantarillas, el pavor de los ojos arrancados queriendo mirar a las hijas del futuro —sin violencia.   Yo también sentí el descarne, como quien rasga una ropa vieja con desprecio,  un tirón,               y dos,                        ¡y cientos! Al cuerpo tibio y desordenado lo vi, la cabeza sin rostro contemplando los brazos y las piernas indefensas, amputadas, sin poder huir de la ignominia.   Y se repite ese olor a tripas,        a miedo,                 a grasa,                         a sangre.  …

  • Poesía

    Poema sin título (I)

    A quienes migramos Llegar y colocar los afectos en cada rincón Saber que tiene fecha de vencimiento Partir y arrancarlos de nuevo de su lugar Aguantar el diluvio en las mejillas Cerrarle el pecho a la nostalgia que inicia Clausurar los abrazos tristes Hasta el próximo regreso

  • Poesía

    Océano

    La tristeza de los naufragios. Tirar de nuevo el corazón al bote y empujarlo hacia altamar, dejando el cuerpo abandonado en la orilla, y verlo alejarse con ojos de vidrio. Ausencias suicidas. Autoexiliados a la deriva. El horizonte es, a veces, la cárcel de los insomnios, donde espera impaciente el futuro amordazado. Quiero respirar bajo el agua, aguantar la sal en mis pulmones, y tragarme el océano. ¡Todo el océano de una puñetera vez!