Poesía

Acaso la tristeza…

Hermana,
¿por qué la tristeza me colma?
¿acaso te pasa igual?
 
¿Acaso la soledad de la brújula hizo perder el imán,
el imán de todas,
con todas?
 
¿Acaso la marea bajó
y nos descubrieron petrificadas en las orillas,
bajo el sol,
quemándonos las angustias,
muriéndonos de sed
justo con los labios pegados al borde
del vaso
del precipicio
de las olas?
 
¿Dónde pondremos a reposar las penas?
Quizás remojándolas en las cloacas
las ahoguemos.
 
Esta sensación de destierro que no cesa.
Y allí va otra vez el piano, el susurro,
la misma canción que se repite,
el mismo canto de sirenas en las barrigas
al compás del silencio,
de las agujas del reloj
la del tocadiscos.
 
Y mi llanto...
Mis lágrimas cayendo en los tragantes,
tragantes de sueños y mundo nuevo.
 
¿Acaso será la orfandad de las fronteras?
Cuando pasan las tormentas y nos desarropan
la esperanza, la fuerza del mañana,
martillándonos otra vez de migajas los principios.
 
¿Por qué me rebosa el desconsuelo, hermanas?
No las encontré en el laberinto, solo fantasmas,
espejismos,
esa humanidad tan sólida 
que se volvió arena con la primera lluvia,
abandonada en el primer derrumbe.
Esta desolación
fatigada
agotada
que me deja las manos incendiadas,
la sangre ensimismada...
Acaso, ¿les pasa igual?

México, 23 de septiembre de 2020, Alina Herrera Fuentes

Madre, mujer negra, migrante, feminista y zurda. Nacida en Cuba. Abogada y militante. Ahora escribidora

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *